Tres estudiantes de intercambio permanecen refugiadas en un departamento ante la creciente ola de violencia y disturbios callejeros

Ante la violencia que permanece en Chile, estudiantes mexicanos de diferentes estados que se encuentran de intercambio en aquel país, entre ellos tres jovencitas estudiantes de la UACh, solicitan a la Secretaría de Educación Pública ayuda para regresar a México ante la suspensión definitiva del ciclo escolar en las universidades donde estudiaban.

El pasado 23 de octubre, la Embajada de México en Chile emitió un comunicado urgente en su página web alertando a todos los mexicanos en aquel país por motivos de turismo, negocios o estudios evitar desplazarse innecesariamente por las ciudades en conflicto y alejarse de las multitudes para evitar lesiones o detenciones por parte de los agentes policiales de Chile.

Las protestas y bloqueos, afectaron incluso a los viajeros por qué muchas de estas marchas obstruían la circulación de vialidades que conducían hacia la terminal aérea, lo que obligó a la Embajada a emitir recomendaciones para los mexicanos que iban a salir de Chile.

Los universitarios que permanecen allá, nunca se imaginaron que las marchas y protestas se fueran a extender por más de 20 días y que tuvieran que refugiarse en sus departamentos las 24 horas del día, por qué en las calles las marchas se tornaban cada día más violentas.

Prácticamente los jóvenes de intercambio sólo salían a comprar lo necesario y regresaban a sus departamentos. La Universidad de Santiago de Chile suspendió clases durante la primera semana de manifestaciones y lo mismo ocurrió con todas escuelas de aquel país.

La peor situación para ellos fue cuando dictaron toque de queda, por seguridad no salían para nada, ni siquiera a comprar comida. Las calles estaban siendo patrulladas por el ejército y los manifestantes llegaron a prenderle fuego a centros comerciales. Toda la ciudad estaba paralizada y los estudiantes observaban los desmanes desde las ventanas de sus apartamentos.

De manera definitiva, dos universidades dieron por suspendido el ciclo escolar, mientras que en la Universidad de Santiago de Chile donde estaban estudiando las jóvenes de Chihuahua: Sandra Mendoza, Sofía Perea y Rubí Ramírez de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, les informaron que una vez concluidas las manifestaciones se irían a huelga general.

Todos los estudiantes mexicanos ya perdieron el ciclo escolar y han solicitado a sus universidades regresar a sus estados de origen, sin embargo se toparon con un problema: al no emitir la Embajada de México en Chile un comunicado informando que la violencia representaba un peligro para los mexicanos, ni las universidades a las que pertenecen, ni la Secretaría de Educación Pública pueden apoyarlos económicamente para su retorno, puesto que sus vidas a decir de la embajada, no están en riesgo.

La Embajada de México en Chila, ha determinado que la situación no es tan grave para que los mexicanos salgan del país y eso mantiene varados a los universitarios en aquel país.