Deportes

La ministra francesa de Deportes, Amélie Oudéa Castéra, aseguró este miércoles que no hay ninguna amenaza terrorista “específica” contra los Juegos Olímpicos de París 2024, una decena de días después de que se elevara la alerta terrorista a su máximo nivel.

La amenaza terrorista la seguimos con toda la vigilancia necesaria. Ahora no hay una amenaza terrorista específica contra los Juegos Olímpicos y Paralímpicos”, declaró Oudéa Castéra en una entrevista al canal de televisión pública France 2.

Poco después, la portavoz del Ejecutivo, Prisca Thevenot, explicó que el pasado fin de semana se había abortado “una tentativa de pasar al acto” gracias al dispositivo de seguridad antiterrorista en los cuatro mil 530 edificios religiosos del país, para los que se habían desplegado 13 mil 500 agentes.

Thevenot no dio detalles ni sobre la naturaleza de esa tentativa, ni sobre el lugar y el momento preciso en que se produjo, pero sí se esforzó en señalar que desde el comienzo del primer mandato del presidente, Emmanuel Macron, en mayo de 2017 se han desbaratado 45 atentados terroristas en Francia.

El Gobierno decidió elevar su nivel de alerta terrorista al máximo, denominado “urgencia atentado“, el pasado 24 de marzo, dos días después del ataque contra un centro comercial en las afueras de Moscú.

Hasta ahora, cuando se había decretado ese nivel en Francia se había mantenido durante unos días o unas pocas semanas, pero en esta ocasión se ha especulado con la posibilidad de que persista hasta después de los Juegos Olímpicos de París 2024 (del 26 de agosto al 11 de agosto) e incluso de los Paralímpicos (del 28 de agosto al 8 de septiembre).

Preguntada sobre una alternativa a la ceremonia de apertura, que se ha programado por primera vez no en el interior de un estadio, sino en pleno centro de París, con las delegaciones navegando a bordo de barcos por un tramo del río Sena, la ministra insistió en que ese continúa siendo el “plan central”.

No obstante, tácitamente reconoció que también trabajan en alguna otra hipótesis en la que no quiso entrar por “discreción: “No es porque no se habla de un plan B que no se prevea”.

Oudéa Castéra reconoció que se había aplazado un ensayo de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos, que inicialmente estaba programada el 8 de abril, pero le quitó importancia.

Señaló que se había decidido hace tres semanas y que la razón del retraso es que el nivel del agua ese día era muy alto por la crecida de las últimas lluvias.

En su lugar, habrá un ensayo el 27 de mayo y, sobre todo, un ensayo general el 17 de junio. “Estaremos listos para la cita”, afirmó la responsable francesa de Deportes.

Con información de EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *